Páginas

domingo, 4 de junio de 2017

Consignas de Escritura I Cuatrimestre

Consigna 1 - Presentación 

Como primer consigna podemos presentarnos en relación a nuestra vida de lectores y escritores, cómo sería relatarnos a través de estas dos prácticas, nuestra biblioteca personal, nuestras primeras cartas de amor, nuestro diario adolescente, aquel cuento que nos contaba la abuela, cómo nos acompañó la literatura, la palabra leida o escrita hasta llegar a hoy. Por qué estamos aquí, intentando llenar hojas en blanco o pantallas. Podemos también jugar con las letras de nuestro nombre sin nombrarlo, presentarnos creativamente, desde distintos lugares. Ese es el desafío de esta consigna primera.

Consigna 2 - Tesis del Cuento . Ricardo Piglia

Esta consigna está basada en la Tesis del Cuento de Ricardo Piglia. Escribir una narración que contenga 2 historias contrapuestas, una de ellas aparecerá en la superficie y la otra será una historia secreta. Pueden tomar la secuencia de la anécdota de Chéjov que relata Piglia (jugar-ganar-suicidarse) o cualquier otra que uds. imaginen.

Consigna 3 - Recurso argumental McGuffin 

En esta consigna trabajaremos con un recurso argumental llamado McGuffin - término que viene del cine - y puede ser utilizado también como recurso literario. Como el género que estamos trabajando es el cuento, más que un recurso que permita avanzar las acciones de los personajes puede ser un objeto que haga avanzar el relato, ya que en un cuento los personajes no se encuentran tan delineados. Como en la consigna anterior, encontrarán una ficha explicativa.

Consigna 4 - Estructura circular del relato

Escribir un relato que tenga una estructura circular, teniendo en cuenta las características que aparecen en la ficha "Características de la narrativa con estructura circular" y la "Selección de cuentos con estructura circular" subidos a la página.




sábado, 3 de junio de 2017

Consigna 5 - Narrador y puntos de vista

Estimadxs,

Trabajaremos en esta consigna el narrador y sus puntos de vista. En el menú de la barra superior subí cuentos de diferentes autores que acompañen y ejemplifiquen diversas modalidades. Pueden comenzar leyendo la bibliografía que se encuentra en el menú.

Es necesario conocer las formas tradicionales que adquiere el narrador en un relato, sus máscaras, variaciones y puntos de vista. Una vez aprendidos, intentemos desestructurar esas formas con la libertad de experimentar formas nuevas. Dejemos afuera al autor (porque no es su voz la que queremos hallar)  y al lector (porque no lo queremos complacer sino provocar)  y calcémonos la máscara,  observemos desde distintos ángulos, un telescopio, un caleidoscopio, una mira y comencemos la historia.

Entre todos los puntos de vista, destaqué el punto de vista infantil y en el  menú subí tres cuentos como ejemplo, cada uno con diferentes particularidades, Conejo de Abelardo Castillo, además del punto de vista infantil está escrito en segunda persona.

Subí bibliografía extensa de la segunda persona, porque la idea con este tema de narrador y punto de vista es subdividir la consigna en tres series.

1. Escribir un relato desde el punto de vista infantil
2. Escribir un relato con narrador en segunda persona - eligiendo el punto de vista - Pueden hacer dos en uno si eligen por ejemplo como en el caso de Abelardo Castillo - punto de vista infantil en segunda persona.
3.Escribir un relato en donde una misma situación es abordada por tres narradores distintos ( tres puntos de vista distintos) en primera persona cada uno.



viernes, 2 de junio de 2017

CONSIGNA 6



Esta será una consigna interdisciplinaria que dividiremos en tres etapas, cada una estará integrada por una serie de imágenes que funcionarán como disparadores para contar una historia.

Podrán utlizar distinto tipo de narradores ( 1ra. 2da o 3ra persona) y distintos tipos de puntos de vista, incorporarán algunos de los recursos vistos en las otras consignas, estructura circular / tesis del cuento / Objeto que hace avanzar la acción.

Se elegirá de cada serie una sola imagen, de ser posible se entregará un trabajo por semana.

Cualquier consulta, pueden realizarla en el foro correspondiente que subiré junto con las imágenes.

jueves, 1 de junio de 2017

Consigna 6 - Serie 1 -



Esta serie está integrada por el artista plástico Jorge Crespo Berdeccio. Sobre lo ¨migrante¨ (notas sueltas para desarrollar un tema, 1997) Jorge Crespo Berdeccio  dice: "El hecho de haber tenido padres bolivianos y haber pasado mi niñez y juventud entre Venezuela, Bolivia y Costa Rica, hace que lo migratorio acompañe mi aventura de entender lo humano como un tránsito que no cesa. Y no  solamente de un viaje que nos lleva de país en país, sino, también, de la probable condición que hace, del arte de ser humanos, un arte de transformación permanente.  En torno al concepto que intento elaborar, el migrante no sería únicamente el individuo que deja una supuesta patria (¿matria?) vinculante con la raíz, la originalidad, la autenticidad, la identidad y toda esa verdurita patológica y fantasmal del obsesivo, sino que el inmigrante sería, más bien, el resultado de una pérdida mucho más radical y emparentada con el "deseo" como condición de ser humanos. Pérdida que supondría un des-alojamiento, una des-naturalización que funda nuestra entrada en la deriva de los signos. Deriva que nos convierte en náufragos marcados por las palabras, en seres profundamente textuados buscando, más allá de ellas, la patria imposible. ·

Consigna 6 - Serie 2 -


Fotos de Gregory Crewdson Biografía de Gregory Crewdson Crewdson nació en Brooklyn, Nueva York.1968 Durante su adolescencia formó parte de una banda de punk rock llamada The Speedies, que gozó de popularidad en toda la ciudad.1 Su canción de más éxito, "Let Me Take Your Photo" ("Deja que te haga una foto"), resultó ser profética respecto a la futura profesión de Crewdson. En el año 2005, la compañía Hewlett Packard utilizó esta canción para promocionar sus cámaras digitales. A mediados de los años 1980, Crewdson estudió fotografía en la Universidad del Estado de Nueva York (SUNY, por sus siglas en inglés) en Purchase, cerca de Port Chester, Nueva York. Se diplomó en Bellas Artes por la Universidad de Yale. Ha enseñado en los siguientes centros universitarios: Sarah Lawrence College, Cooper Union, Vassar College y, desde 1993, en la Universidad de Yale. Actualmente es profesor en esta universidad. Crewdson es representado por las galerías Luhring Augustine en Nueva York y White Cube en Londres.

Consigna 6 - Serie 3 -




Esta serie está compuesta por fotos de la artista quilmeña ( conurbano sur de Buenos Aires) Liliana Waipan - escritora, fotógrafa y docente - Es una serie de fotos tomadas en la costa de Quilmes sobre restos y objetos olvidados.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Consigna 7 - Intertextualidad - En torno a su definición a través de distintas teorías

La consigna consiste en utilizar en un relato el recurso de la intertextualidad, que puede aplicarse de distintas maneras.

  • Como cita, una intervención textual y marcada dentro del relato. Un título que remita a otro texto. Ejemplo de novelas: No habrá más penas ni olvido / Una sombra ya pronto serás / / A sus plantas rendido un León / de Osvaldo Soriano, Boquitas Pintadas de Manuel Puig. Un texto periodístico o de otro registro, titulares, crónicas, definiciones de diccionario, textos médicos, jurídicos, recetas de cocina, etc.  mechadas con un relato 
  • Como estructura, utilizar como molde un modo de contar la historia, por ejemplo si tomamos el cuento: Continuidad de los parques de Julio Cortázar, escribir un relato en donde al personaje de la historia le sucede lo mismo que está leyendo en una novela. 
  • Como intervención de un texto dentro de otro, puede citarse como ejemplo de esta aplicación cualquier relato de Marco Denevi en falsificaciones. Se toma un texto conocido y se lo recrea. 
  • Como variación de un tema clásico: Para que esta aplicación sea considerada como intertexto el lector/a debe reconocer el texto al que hace referencia.  Ejemplo: Antigona Velez, de Leopoldo Marechal

sábado, 1 de abril de 2017

Consigna 8 - El diálogo - Consignas y situaciones de diálogo



Consignas: Se realizará a través de estos 4 items distintos ejercicios de aproximación al diálogo hasta lograr un texto acabado insertándole variaciones de situaciones de diálogo. 

1

Recuerda alguna conversación que hayas mantenido estos últimos días. Esfuérzate por escribirla entera siendo leal a lo que de verdad se dijo. No elimines las partes aburridas ni conviertas el diálogo en más elegante. Finge que estás transcribiendo una conversación que hubieses grabado. Limítate a escribir el nombre de cada personaje y, a su lado, el diálogo. (Juan: eh, ¿qué pasa, tío?). Entonces vuelve a escribir el diálogo pero esta vez hazlo conciso y dramáticamente interesante. ¿Por qué esta vez no lo haces con nombres ficticios y te concedes la libertad de embellecerlo un poco?

2

Toma la segunda versión del diálogo que escribiste para el ejercicio anterior (la de ficción). Vuelve a escribirlo pero añadiendo esta vez muletillas y acotaciones. Según ejemplos brindados en la Bibliografía.  Tus muletillas deberían dejar claro quién está hablando y tus acotaciones deberían ofrecer alguna connotación o significado adicionales. Pista: te puede resultar útil que uno o más de los personajes estén envueltos en una acción física. 


3

Retoma el diálogo que escribiste para el ejercicio anterior. Esta vez transmite la idea general con tan solo unas pocas frases de diálogo resumido. Además de reflejar los hechos, insinúa cuáles son las personalidades de tus personajes y/o la tensión en su conversación. Si deseas incluir una o dos frases de lo que se hayan dicho realmente, hazlo. Entonces decide si esta conversación en particular se vería beneficiada por un diálogo directo o por un diálogo resumido si se tratara de un relato de ficción. 


4

Jessica, una profesora universitaria (tú eliges su materia) y más bien estirada, se detiene en una gasolinera en algún lugar remoto. Mientras rellena el depósito, Alvin, el empleado, se acerca a ella. Es poco culto (aunque no necesariamente espeso) y, al estar aburrido y ser simpático, quiere establecer una conversación. Jessica preferiría no charlar pero tampoco quiere alejar a Alvin porque desea pedirle que le diga cómo llegar a algún restaurante cercano cuya comida no sea demasiado grasienta. Escribe una escena entre Jessica y Alvin usando diálogos, muletillas, atribuciones y acotaciones. Tu objetivo principal consistirá en capturar el sabor de estas dos personas a través de su manera de hablar.

Situaciones de diálogos que se pueden combinar con las 

consignas arriba indicadas.

En la conversación de A y B interfiere C en forma recurrente con derivaciones temáticas no-pertinentes.

Dos personajes intercambian enunciados con un mismo código aparente: pero están hablando de temas distintos sin saberlo.

Un personaje habla a otro. Este no puede contestar ( algo le impide hacerlo ): pero conocemos en forma de monólogo interior lo que está pensando que le diría.

Metadiálogo: el diálogo demora porque cada interlocutor cuestiona la enunciación del otro (sus códigos, la pertinencia de su tema, el rol que se asigna)


Multílogo: entre A, B, C,D durante ese proceso, cambio de roles, de actitudes, de coherencia del hilo temático, de momentos, climáticos y de remansamiento. 


miércoles, 1 de marzo de 2017

Consigna 9

Microrrelatos -

A continuación transcribiremos una guía para la construcción de Microrrelatos, con enlaces a diversas páginas, en la columna de la derecha también se adjunta una bibliografía sobre el género.
La consigna es elaborar un microrrelato teniendo en cuenta las indicaciones y viendo los ejemplos que se proponen.

 1.    Guía para escribir un microrrelato

Para escribir un microrrelato sólo necesitas una buena idea. En esta guía para escribir un microrrelato te ofrecemos algunos consejos para encontrar las palabras que puedan expresarla:
1. Piensa en un hecho o anécdota sobre la que hayas reflexionado. El hecho que elijas debe ser muy breve y “visual”. No debes resumir una historia larga. El interés del microrrelato está en su inmediatez.
2. La experiencia elegida debe tener un significado oculto, una idea no revelada. Lo importante es esta idea, pero debe quedar siempre oculta o sugerida en el microrrelato. El poder de estas historias tan breves está en el contraste entre:
·        el hecho aparentemente insignificante
·        su sentido trascendental o imaginativo
3. Una vez elegidos el hecho y su idea oculta, debes pensar en cómo contar la historia para lograr el objetivo de todo microrrelato: sorprender al lector.
4. Para ello, deberás crear algo original. ¿Cómo? Contando sólo lo esencial de la historia para que el lector pueda imaginar lo esencial que falta e intuir su sentido. Veamos el famoso microrrelato de Augusto Monterroso:
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
Este microrrelato, como casi todos los demás, tiene la secuencia lógica o tradicional de cualquier historia: principio, desarrollo y final. La diferencia es que el autor ha ocultado intencionadamente dos de estas fases para que el lector las imagine:
·        principio: alguien se durmió (oculto)
·        desarrollo: esta persona tuvo un sueño mientras dormía (oculto)
·        final: cuando esta persona despertó, su pesadilla-problema continuaba (expresado)
El microrrelato es un género interactivo, donde el autor debe ser sintético para sugerir y el lector debe completar significados. Piensa, por tanto, qué partes de tu historia debes mostrar y qué partes debes sugerir.
5. El principio es importante para ubicar rápidamente al lector; pero lo más importante es el final, que debe ser sorprendente. Por tanto, piensa antes de nada la primera y la última frase de tu microrrelato. Sobre ellas podrás construir la historia.
6. Piensa bien el título. En el microrrelato es muy importante. El título no resume la historia, es parte de ella. Debe revelar algo que “falta” en la historia, debe completarla.
7. El poder de este género está en su economía de medios. Elige:
·        pocos personajes: nunca más de tres
·        un lugar o dos
·        un tiempo muy breve
Características del microrrelato

En la escritura de microrrelatos, el autor se enfrenta a un complejo proceso de elaboración presidido por principios como el relativismo o el cuestionamiento de verdades universales, la actitud distanciada ante la realidad que percibe, la consideración fragmentaria de la misma y una libertad creadora en que plasma una doble actitud de continuidad y ruptura respecto a la tradición y cierto eclecticismo genérico.
Se trata de una exigente labor de síntesis en que se hace necesario un elevado dominio de competencias –emocional, cultural, narrativa, lingüística y literaria- para conseguir abordar su labor creativa desde una actitud crítica que, combinada con el afán experimental, consiga producir en el lector un asombro que deje paso a la reflexión profunda.
Para ello, en esta fase se parte de una construcción referencial compleja que revela una filiación cultural extrema, heterogeneidad de mundos y gran densidad sémica. Por eso es frecuente que en el contenido del microrrelato se aprecie difuminación de la línea que separa realidad y ficción, presencia de lo onírico, lo filosófico, lo fantástico, lo metaficcional o lo simbólico, culturalismo e intertextualidad y actitudes subversivas, irónicas, paródicas o satíricas.
Esta complejidad en la ficción se concentra en una historia narrativa caracterizada por su virtualidad, ya que puede verse afectada por la simplificación de la historia o el adelgazamiento de la fábula, la incertidumbre narrativa que producen las imprecisiones en el relato oculto, la indeterminación de ciertos elementos narrativos o la transmutación de esa narratividad, que se manifestará posteriormente en el discurso.
La audacia máxima en este proceso de elaboración consiste en condensar las heterogéneas posibilidades de la construcción referencial y la virtualidad de la historia en un texto de brevedad extrema, que encierre la máxima intensidad y tensión narrativas. Desde un doble principio de concisión y sugerencia evocadora, se otorga significativa relevancia a títulos, inicios y cierres, al empleo de anisocronías que afectan a la progresión y al ritmo de la narración, a la precisión o ambigüedad de las descripciones, al papel del narrador y a los mecanismos por los que se expresa una frecuente transdiscursividad.
El lenguaje se convierte en aliado necesario de la extrema brevedad, por lo que en su elaboración se manejan con habilidad los indicios tras los que pueden ocultarse auténticos vacíos narrativos, procedimientos desautomatizadores que cuestionan el tratamiento ortodoxo de la lengua, todo tipo de recursos literarios y diversas estrategias que expresan la actitud distanciada, revisionista o crítica con un fino sentido del humor.

 

Seis requisitos para escribir un microrrelato


Dadas las características de concisión y brevedad del microrrelato, hay al menos seis cosas que debes tener en mente cuando te pongas a escribir uno. Veamos cuáles.
1. Comienza por la mitad
El microrrelato, por su extrema brevedad, no deja lugar para desarrollar escenas, explicar los antecedentes de la trama o desarrollar un personaje. En resumen, ve al grano.
2. No incluyas demasiados personajes
De nuevo, en el microrrelato no hay lugar para describir a tus personajes. De hecho, puedes incluso no darle nombre a tus personajes, a no ser que su nombre revele alguna información útil, y ahorrarte así una palabra. Recuerda además que con un único personaje suele ser suficiente, dos pueden tener cabida, tres o más son multitud.
3. Asegúrate de que el final no es el final
Una de las características más reseñables del microrrelato es que, más que en ningún otro género de ficción, el lector debe completar la historia narrada. Esta debe llevar implícito un corolario al que el lector debe llegar por sí solo cuando concluye la lectura. Por supuesto, debes haber dado toda la información necesaria para que el lector pueda atar cabos y llegar a la conclusión correcta.
4. Piensa bien el título
El título debe ser revelador pero sutil, apuntar con delicadeza hacia esa lectura implícita que debe hacer el lector, a la historia por debajo de la historia que late en todo microrrelato. En definitiva, el título debe completar el microrrelato, siendo una luz que ilumine su sentido último.
5. Haz que la última línea resuene
Como ya hemos dicho, la última línea de un microrrelato no debe ser el final. Por eso debe lograr conseguir que el lector siga pensando en ella y en lo que acaba de leer. La última línea no debe completar la historia, sino llevarla a un nuevo lugar.
6. Primero escribe, luego corta
Escribe la historia que tienes en mente. Una vez la tengas, empieza a podar. Trata de concretar, de quitar todo lo superfluo, de ir al grano. Reduce y reduce.

Cómo debe ser el final del microrrelato

Tal vez una de las características propias más reconocibles del microrrelato sea, además de su brevedad, su final. Según el escritor Andrés Neuman “en el cuento, igual que en el amor, es tan significativo lo que dices como lo que callas, las palabras como los silencios”. De ahí la importancia que tiene en el microrrelato el suscitar una cierta intriga, crear un clima de misterio, dejar algún cabo suelto de la historia o algún enigma sin resolver, de sorprender con un final imprevisto.
¿Qué características debe entonces tener el final del microrrelato?
·        Debe tratar de ser concluyente. No se debe confundir lo fragmentario con lo breve o brevísimo.
·        Debe ser una de las claves del microrrelato, en tanto que cierre de la acción.
·        Debe ser la culminación de lo narrado, el instante de la revelación.
·        Debe convertir la lectura en un acto de recreación, logrando que el lector piense, imagine, sueñe.
·        Debe buscar crear un impacto en el lector.
·        Debe evitar el efectismo.
·        Debe ser un recurso literario más del microrrelato (y no el recurso literario)

Seis rasgos del microrrelato


1. ACCIÓN. Organizada bajo los parámetros de la concertación y de la linealidad, su estrategia narrativa es la consecución de un impacto lector instantáneo y que persista climáticamente hasta la resolución final. Esta estructuración conlleva que la matriz del microrrelato sea la síntesis o condensación diegética y que la fortuna de la narración resida en lo argumentativo en detrimento de lo psicológico, en lo parcial antes que en la totalidad.
2. PERSONAJE.  El microrrelato suele diluir al personaje, reduciéndolo tanto a mero elemento estético como a la categoría de tipo. Un personaje tipo es aquel que sintetiza lo individual y lo colectivo, construido a partir de unos determinados rasgos comunes (sociales, psicológicos, económicos, profesionales, etc. y en conexión con el mundo real que ficcionalmente se mimetiza.
3. TIEMPO. El tiempo de la historia que confecciona el microrrelato no tiene por qué caracterizarse siempre por su reducción, pues suelen utilizarse técnicas acelerativas como el sumario y la elipsis. La singularidad del enunciado narrativo responde a la singularidad del acontecimiento narrado, en clara lógica con la singularidad de las acciones representadas.
4. TÍTULO. Este adquiere en toda la narrativa breve una muy específica connotación que, por lo demás, es afín a la totalidad del campo de la narrativa, ya que el título se conforma, sin duda alguna, como el elemento eje y medular de identificación de la misma.
5. FINALES. En tanto que cierre de la acción, el fin, desenlace o catástrofe deviene como una de las claves del microrrelato. El fin condensa y culmina el sentido de los acontecimientos narrados que conducen a él y conlleva, por consiguiente, un determinado y desarrollado tratamiento técnico de los motivos finales. Generalmente se utiliza el final regresivo, que tiende un puente hacia el principio del relato, o una frase inesperada de gran contenido emocional.
6. BREVE EXTENSIÓN. La condición de la brevedad es, sin duda, la que determina toda la configuración del microrrelato. Este es una historia narrativa intensa, acotada y cerrada que obliga al autor a acomodarse a un tipo de discurso basado tanto en la concisión como en las connotaciones de los signos lingüísticos y narrativos, como forma de extender los rasgos semánticos del relato más allá de sus límites.
Para seguir leyendo: